Las mujeres en el ‘siglo de la comunicación’

La comunicación nunca es neutra por más que insistan algunos. En este caso reiteramos “algunos”, pues aunque hay mujeres que dicen estar acostumbradas al uso neutro del masculino, suelen ser hombres los que insisten en esta imposición lingüística, fruto de siglos de desigualdad que toca ya adaptar al siglo XXI, el siglo de la comunicación.

En castellano, o hablamos en masculino o lo hacemos en femenino. Cuando comunicamos en masculino, hemos de ser conscientes que sólo incluimos a los hombres. No podemos pretender incluir a las mujeres por más que se retuerza el significado del término hombre. Empecemos por nombrar a las mujeres en los medios, pues lo que no se nombra no existe.

Pero la comunicación igualitaria no puede limitarse únicamente al desdoblamiento de género, al el/la/l@. El compromiso con una sociedad igualitaria donde las mujeres puedan vivir, trabajar, disfrutar y descansar en plano de igualdad es la base que ha de sustentar la comunicación igualitaria.

Ahora nos toca a ti, a mí y a todas las personas que nos leen involucrarnos realmente en estas dinámicas de comunicación con perspectiva de género que transformarán el papel de la mujer en el siglo XXI.

La comunicación no es neutra ni objetiva; es siempre intencional y muy subjetiva, y la intención al comunicar ha de ser respetuosa en cualquier caso, igualitaria por definición.

La comunicación igualitaria implica desarrollar nuestra perspectiva de género, sobre todo la de quienes dirigen y trabajan en los medios de comunicación y las TICs.

El pasado mes de diciembre en la sede de la UNESCO en Ginebra, la Agencia Comunicación y Género participó en la Primera Asamblea General de la Alianza Global de Medios y Género (GAMAG). GAMAG promoverá a nivel intergubernamental la comunicación con perspectiva de género para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en y a través de los medios de comunicación y las TICs.

Representando a más de 800 organizaciones, trabajamos con datos del Global Media Monitoring Project (GMMP) que revelan que la situación de las mujeres en los medios de comunicación no ha mejorado en veinte años. Así, aunque las mujeres constituyen más de la mitad de la audiencia de los medios de comunicación y entretenimiento, nuestra representación en los mismos es minoritaria y completamente desigual. Por ejemplo

  • Sólo el 24% de las mujeres se consideran fuentes en los medios de comunicación, y la participación de las mujeres en los órganos de dirección en los medios a nivel mundial es del 27%.
  • Desde 1995 hasta 2015 (veinte años), el porcentaje de mujeres que han sido objeto de noticias ha aumentado tan sólo del 17% al 24%.
  • Desde 2000 a 2015 (quince años), el número de mujeres reporteras ha aumentado sólo un 6%.
  • En 10 años, las noticias que retan los estereotipos de género solo han aumentado un 1%.
  • Menos de un 10% de quienes dirigen cine son mujeres. Eso sí, son mayoría en las labores de maquillaje, peluquería y vestuario, constituyendo hasta el 90% en algunos casos.
  • La brecha digital sigue perjudicando a la mujer, sobre todo en regiones desfavorecidas, pero también en Europa y las Américas. Sólo el 41% de mujeres tiene acceso a internet. Esto coloca a más de un cuarto de la población mundial fuera del mercado de trabajo donde, según la OIT, el 95% de los trabajos tienen un componente digital.

Como consecuencia de lo anterior, los medios siguen representando a la mujer predominantemente como un objeto de consumo, respondiendo a los estereotipos machistas que publicaciones como Micromachismos, que dirige la periodista Ana Requena, denuncian a diario.

Una comunicación con perspectiva de género requiere en su aplicación profesionales formadas como agentes de igualdad. La comunicación con perspectiva de género es el primer paso no sólo para reducir las desigualdades efectivas que sufren las mujeres, sino que es necesaria para acabar con una cultura donde la violencia de género, la trata y la explotación sexual siguen siendo las protagonistas en demasiados medios.

Por todo lo anterior, las asistentes a esta Primera Asamblea de GAMAG nos hemos comprometido a hacer de 2016 un año de acción sin precedentes alrededor de los siguientes ejes de trabajo:

  1. Jóvenes y Jovenas
  2. Medios/TICs
  3. Formación
  4. Investigación
  5. Activismo

A diferencia de otros países, cuya representación de medios fue significativa, nosotras estuvimos representadas sólo por la Asociación de Mujeres Periodistas de Cataluña, la Agencia Comunicación y Género que se presenta este jueves 31 de Marzo en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, el Diario de León y representantes españolas de la Red Europea de Mujeres Periodistas. Igualmente se presentó el lanzamiento de la Red Mundial de Universidades de Género en Medios y TICs, entre las que se incluye la Universidad Complutense de Madrid.

Desde que vinimos de Ginebra,hemos estado trabajando en trasladar estos objetivos de GAMAG a los medios, y desde la Agencia Comunicación y Género celebramos que medios como la Cadena Ser, El Diario y la recién creada Tribuna Feministacomiencen a hacerse eco de esta importante iniciativa.

Ahora nos toca a ti, a mí y a todas las personas que nos leen involucrarnos realmente en estas dinámicas de comunicación con perspectiva de género que transformarán el papel de la mujer en el siglo XXI, el siglo de la comunicación.

Artículo publicado inicialmente en El HuffPost y en colaboración con León Fernando Del Canto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *