Iniciativas gubernamentales e igualdad

El mundo está cambiando y con él la importancia de la inclusión de la perspectiva de género en todos los ámbitos y de manera transversal. Así observamos como los Gobiernos tanto a nivel local, regional, nacional e internacional van implicándose más en este trabajo creando o propiciando iniciativas que abogan por dar a las mujeres el lugar que las democracias les deben.

En el caso particular de las Américas observamos cómo se van abriendo espacios para esa participación, especialmente en entornos políticos que implican decisiones de gran envergadura.

Así, en Ciudad de México, bajo la premisa de “No Sin Nosotras”, el proceso de la reforma constitucional no podía entenderse sin una Asamblea Constituyente paritaria, elegida en su mayoría por la ciudadanía a partir de las exigencias del movimiento feminista y con el apoyo de las y los representantes gubernamentales. De esta forma, el movimiento feminista mexicano, de las que destacamos a la académica Marcela Lagarde, está facilitando una Constitución donde la perspectiva de género es transversal, permitiendo afianzar las políticas públicas para la “igualdad” en la Ciudad.

Por otra parte, el reciente proceso de las negociaciones para el acuerdo de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia también estuvo marcado por la necesaria participación de las mujeres. Su papel como parte esencial del conflicto, a través de diferentes organizaciones, como expertas, sobrevivientes y negociadoras ha sido y sigue siendo clave en un proceso, que a pesar de no haber sido aprobado en un plebiscito marcado por la abstención, continua con la certeza de llegar a buen fin. Sobre Colombia, teniendo en cuenta que en su mayoría las víctimas y sobrevivientes del largo conflicto son mujeres, era impensable llegar a una negociación justa de éste, sin atender los requerimientos y propuestas de aquellas victimas que en la gran mayoría de conflictos son silenciadas sin más.

El movimiento feminista mexicano, de las que destacamos a la académica Marcela Lagarde, está facilitando una Constitución donde la perspectiva de género es transversal, permitiendo afianzar las políticas públicas para la “igualdad” en la Ciudad

En el caso de GAMAG, la Alianza Global de Medios y Género de la UNESCO, Latinoamérica ha sido la primera región en responder de forma mayoritaria a través de su amplio tejido asociativo. De esta forma, ante la escasa perspectiva de género que encontramos en los medios de comunicación a nivel global y a sabiendas del nefasto efecto que ello tiene para la igualdad en las sociedades, es destacable esta respuesta regional que busca la aplicación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

Por último, desde la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Fundación Ciencias de la Documentación (FDC) se ha creado recientemente el Comité de Mujeres Líderes de las Américas, del cual formo parte y que busca contribuir a la mejora “de las capacidades y habilidades de actuales y potenciales líderes políticas, así como fortalecer el rol de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, favoreciendo la construcción de una democracia participativa y representativa.”

Los ejemplos anteriores ponen de relieve el importante trabajo de los movimientos feministas latinoamericanos y a nivel global que desde diferentes contextos influencian las políticas de los gobiernos actuales.

Desde el equipo de la Agencia Comunicación y Género hemos apostado por apoyar y dar visibilidad a este tipo de iniciativas, pues entendemos que el trabajo por la igualdad debe partir de todos los estamentos de la sociedad. Así, sin dejar nunca de lado nuestro activismo, reclamamos más iniciativas desde las organizaciones gubernamentales para dar mejor funcionamiento a todo este engranaje.

Artículo publicado originalmente en el diario BEZ.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *