La otra forma de hacer política!

Durante años he visto y vivido muchas formas de política y desde luego son diversas, el asunto esta en cual es la mas apropiada, para quienes, como hacerla y cuando.

Confieso que no entiendo el sistema de la listas, ni abiertas, ni cerradas. Listas, por qué? Acaso hablamos de una masa con acciones y formas de pensar y actuar heterogéneas? Entiendo el enfilamiento en partidos políticos, porque es una manera de agrupar formas de pensamiento similares, pero la ciudadanía tendría que tener derecho a escoger libremente a la o al político que considere mas acertado para llevar a cabo los proyectos que este o esta proponga. Esto obligaría a la gente que trabaja en política a acercarse, a interactuar con las comunidades, a desarrollar propuestas y proyectos en torno a las necesidades reales, que con sus propios ojos han podido evidenciar, y si, esto equivale que tendrían que dejar de hacer política de escritorio y de lobby, dejar de jugar a la politiquería y dedicarse a servir a quienes de verdad les van a elegir, no a poner en una lista para que las y los votantes se los coman con patatas, porque un grupo de gente a la cual tampoco conocen, han decidido que estén en esas listas. Ya se que muchos y muchas me podrán decir que es el procedimiento elegido por el partido para ello, pero con certeza les puedo asegurar y seguro que muchas personas mas, que es precisamente por esos procedimientos y esa forma de funcionar de los partidos, que estos han perdido credibilidad, que la gente de a pie, esa que esperamos se vuelque a las urnas, no lo hace, por que no conoce esas y esos a quienes esta votando. Por que el acercamiento del mitin (con militantes del partido) no es suficiente. Por que el trabajo esta en la calle, los proyectos y las propuestas están en la gente, no solo en la militancia, esa es una parte importante, pero nunca absoluta.

No quiero entrar a hacer propaganda a nadie, ni a ningún partido, el único en el que he creído, tristemente protagonizó la historia política mas triste y mas cargada de intolerancia e impunidad de la historia, pero sus pocos años de existencia, nos permitió aprender mucho, nos dejo ver como hay otras formas de hacer política con la gente, con esa ciudadanía que es quien al final tiene la voz.

Yo por ejemplo creo que Rubalcaba es un excelente político y hasta en la oposición lo tienen claro, pero no puedo creer en muchas de las personas que van en sus listas, por que simplemente nunca les he visto, no veo esa cercanía que como políticos y políticas deberían tener. Nunca les he visto trascender de los espacios montados para eso, ya me gustaría verles con los pantalones remangados subiendo una cuesta para ir a escuchar a una población que no tiene fácil acceso o insolados e insoladas por el sol de una jornada agotadora pero con la satisfacción de conocer las realidades de esa gente de la cual dependen para que su trabajo tenga sentido.

No creo en Rajoy, porque por ninguna parte le noto un atisbo de cercanía, ni representatividad y para nadie es un secreto que en su partido hay mucha gente que piensa lo mismo, pero al igual que en otras filas con otras ideologías y formas de actuación hay gente valida, que seguramente se pierde entre las interminables listas cerradas, sin opciones de hacer su trabajo, su verdadero trabajo.

No decidí dar un vuelco a mi vida, viajar mas de 9mil kilómetros y remangarme la vida, para abandonar mis principios y uno de ellos es decir lo que pienso. No menos importante, es saber observar cada espacio, escuchar cada voz y sentir cada emoción, porque eso hace que seamos mas humanos y eso precisamente es una de las grandes carencias de la política actual, la humanidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *