A dónde vamos, como vamos?

Debo aclarar que esta entrada la escribí sábado en la mañana, pero no había logrado subirla…En días como hoy, en los cuales la barbarie y la intolerancia nos indigna y nos preocupa, se hace evidente la necesidad de generar estrategias y políticas que mantengan al margen a quienes forman parte de ese grupo de personas para quienes su verdad es la única y legitima y que ven viable cualquier acción, por atroz, sanguinaria y/o desproporcionada que esta sea, la manera de imponer su voluntad; pero es necesario tener muy presente que estas políticas deben estar especialmente dirigidas a evitar que las nuevas generaciones se conviertan en el caldo de cultivo que nutra estas filas o grupúsculos de intolerantes.Veo con preocupación como jóvenes del mundo cada día se van sumando a propuestas cada vez mas radicales, bien sea de tipo político, religioso, cultural o social en aras de encontrar una aceptación que no han encontrado hasta el momento en los espacios que su entorno les ofrece en una sociedad en la que impera triunfalmente el individualismo, donde se accede a dar por verdades conceptos impuestos, sin ser sometidos a ningún tipo de raciocinio ya que esto puede significar el rechazo que en muchas ocasiones lleve a un maltrato directo o a la exclusión.

A esta situación debemos sumar también la manera irresponsable de figuras publicas (cantantes, actores y actrices, artistas en general, por no meternos en lo que los medios masivos de comunicación hacen) que influyen tanto en sus imaginarios colectivos, lanzan juicios y criticas sobre temas que no conocen, confundiendo aun mas a una juventud que ya de por si, se reconocen así mismos como perdidos o fuera del contexto.

Cuando se habla de educar en valores, entran quienes se apropian del discurso,  manipulando lo que esto verdaderamente significa, pero a mi entender, educar en valores es precisamente lo contrario, es mostrar un mundo donde la existencia del respeto, la tolerancia y la solidaridad son elementos vitales para la convivencia y la construcción de una sociedad sana, donde podamos expresar y defender libremente aquello en lo que creemos y donde personajes tan macabros como Anders Breivik no tengan cabida!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *